nuestra visión

Nuestra visión es ser una iglesia celular donde las personas amen a Dios,

hagan discípulos e impacten el mundo con el mensaje del evangelio. 

Una iglesia donde todos experimenten la presencia de Dios durante las reuniones en el templo y en las casas. 

Donde crezcan al máximo en su vida espiritual participando en un proceso de crecimiento que les lleve desde la conversión hasta la madurez. 

Donde se desarrollen como líderes de Dios para impactar el mundo.  

 

 

REVISIÓN DE NUESTRA VISIÓN

REVISIÓN DE NUESTRA VISIÓN 

En El Rebaño de Vida estuvimos ministrando por 21 años dentro del modelo tradicional de una iglesia hasta el momento en que el Señor nos guió a desarrollar el modelo de ministrar en el templo y las casas. Durante este tiempo el ministerio de nuestra congregación fue realizado por el 20% de los miembros y el 80% de la membresía restante no participaba.  En el año 2012 Dios nos llevó a hacer un alto para evaluar lo que estábamos haciendo y darnos cuenta que no habíamos producido el fruto que anhelábamos. Hoy nuestra visión es ser una iglesia celular como la del Nuevo Testamento y producir fruto que abunde para la gloria de Dios. Una iglesia donde todo creyente tenga la oportunidad de ser discipulado, recibir cuidado pastoral, desarrollarse como líder y evangelizar en el ambiente de comunión que brindan las reuniones en casa. Una iglesia donde todos tienen el gozo de participar en las reuniones de los domingos y celebrar la nueva vida en Cristo con oración, alabanza, adoración y meditación de la palabra. Una iglesia donde todo creyente tenga la oportunidad de participar en el proceso que lo llevará desde la conversión hasta la maduréz.  Una iglesia donde todo miembro tenga la oportunidad de desarrollar al máximo su vida espiritual amando a Dios con todo su ser, haciendo discípulos e impactando el mundo para la gloria de Dios.  

En El Rebaño de Vida estuvimos ministrando por 21 años dentro del modelo tradicional de una iglesia hasta el momento en que el Señor nos guio a desarrollar el modelo de ministrar en el templo y las casas.

 

TRASFONDO MINISTERIAL DE NUESTRA VISIÓN

En el año 1991 El Rebaño de Vida nació con la visión de llegar a ser una iglesia como las que conocíamos: ¡Una iglesia tradicional! pero, 21 años después Dios produjo una innovación en nuestra visión que nos llevó a convertirnos en una iglesia celular.  En el año 2012 mi esposa y un servidor enfrentamos la posibilidad que ella partiera para estar con el Señor a causa de un cáncer terminal en su pulmón.  Esto nos llevó a evaluar lo que habíamos logrado para Dios en 21 años de labor pastoral.  Con tristeza y dolor en nuestro corazón nos dimos cuenta que, aunque habíamos trabajado esforzadamente y con entrega no habíamos producido para Dios todo el fruto que anhelábamos.  Poco a poco durante el tiempo de los diversos tratamientos de mi esposa y las largas horas de espera en los hospitales, horas que invertimos en leer Las Escrituras, muchos libros y reflexionar en nuestro ministerio fuimos descubriendo el modelo de la iglesia del Nuevo Testamento.  Este modelo era nuevo para nosotros, pero, siempre estuvo en las páginas de Las Escrituras.  El modelo de una iglesia que ministraba en el templo, pero, sobre todo en las casas.  Una iglesia que edificaba a los nuevos discípulos, que proveía cuidado pastoral a los miembros, desarrollaba líderes y evangelizaba en el ambiente de la comunión de un hogar donde Cristo era el centro.  La vida y ministerio de la iglesia primitiva reflejaba el cambio que Jesús había realizado en la manera de pensar de sus discípulos por medio de sus enseñanzas.  A partir de este descubrimiento, el Señor comenzó a realizar en mi esposa y un servidor un cambio en la forma de ver el ministerio, transición que continuó con los miembros de El Rebaño de Vida y que poco a poco nos llevó a desarrollar la visión que ahora tenemos.  Una visión celular. 

TRASFONDO MINISTERIAL DE  

NUESTRA VISIÓN

En el año 1991 El Rebaño de Vida nació con la visión de llegar a ser una iglesia como las que conocíamos: ¡Una iglesia tradicional! pero, 21 años después Dios produjo una innovación en nuestra visión que nos llevó a convertirnos en una iglesia celular.

 

 

TRASFONDO BÍBLICO DE NUESTRA VISIÓN

 En el tiempo del Antiguo Testamento el judaísmo se convirtió en una institución centralizada, necesitaban un cambio si querían llevar la palabra de Dios al mundo.

 

EL ANTIGUO TESTAMENTO 

 

TRASFONDO BÍBLICO DE NUESTRA VISIÓN

El Antiguo Testamento

    En el tiempo del Antiguo Testamento el judaísmo se convirtió en una institución centralizada, necesitaban un cambio si querían llevar la palabra de Dios al mundo.  El judaísmo estaba centrado en un lugar geográfico: Israel, en una ciudad: Jerusalén, en un lugar específico: el templo, restringido a una sola tribu: la tribu de Levi, con un día específico para la adoración: el sábado.  El propósito de la existencia del judaísmo era preservar su institución.  El institucionalismo del judaísmo necesitaba un cambio para poder llevar la palabra de Dios a todo el mundo.  Jesús llevó a cabo ese cambio.  

    Nosotros igual que el judaísmo del Antiguo Testamento también necesitábamos un cambio si queríamos cumplir con la Gran Comisión dada por Jesús.  En el proceso de establecernos como una iglesia, Dios nos concedió la bendición de incorporarnos ante las leyes de Texas y construir un lugar propio.  Estos dos regalos otorgados por Dios y la manera de pensar que teníamos nos estaban llevando a convertirnos en una institución centralizada en el templo.  El ministerio de nuestra iglesia estaba en manos de un pequeño grupo de líderes.  Teníamos dos días designados para la adoración.  Nuestro programa de discipulado era eso, un programa, un estudio bíblico.  La mayoría de los miembros no tenían oportunidad de participar en el ministerio o el liderazgo.  ¡No estábamos dando el fruto que anhelábamos para Dios! Estábamos funcionando de forma muy similar al judaísmo institucionalizado del Antiguo Testamento.  Para cumplir con la Gran Comisión que Jesús nos encomendó necesitábamos cambiar.  El Señor nos guio en el cambio hacia una nueva visión.  

TRASFONDO BÍBLICO DE NUESTRA VISIÓN

El Señor Jesús rompió con la institucionalización y centralidad del judaísmo e inició un movimiento de alcance mundial.

 

EL NUEVO TESTAMENTO 

 

TRASFONDO BÍBLICO DE NUESTRA VISIÓN

 

El Nuevo Testamento

El Señor Jesús rompió con la institucionalización y centralidad del judaísmo e inició un movimiento con un alcance mundial.  Como resultado de sus enseñanzas, el lugar geográfico dejó de ser Israel y llego a ser el mundo, Jerusalén dejó de ser la ciudad central y abrió paso a todas las ciudades del mundo, la casa de Dios dejó de ser el templo y en su lugar las casas se convirtieron en templos, en lugar de una sola tribu, todos los creyentes pudieron ministrar, en lugar de adorar solo en sábado, todos los días se convirtieron en días de adoración.  El propósito dejó de ser preservar una institución y se convirtió en hacer discípulos a todas las naciones. Jesús rompió con el institucionalismo y centralidad del judaísmo e inició un movimiento de carácter mundial.

El Señor Jesús también rompió con nuestro institucionalismo y centralidad hacia los cuales estábamos caminando en el ministerio y nos guio a impulsar un movimiento de discípulos de Cristo con un alcance mundial.  Nos ha guiado a dejar la centralidad del templo para ir donde están las personas. Nuestras comunidades más básicas pueden reunirse en casas, cafés, parques, escuelas, trabajos; en los lugares donde estén las personas con el propósito de hacer discípulos y evangelizar.  Nuestros hogares se están convirtiendo en Rediles, en células, donde se lleva a cabo el ministerio, donde los miembros pueden ejercer los dones espirituales que Dios les ha dadopara ministrarse mutuamente.  Dios nos está impulsando a ministrar en el templo y en las casas para desarrollar un movimiento de discípulos con una visión mundial.

 

TRASFONDO

 HISTÓRICO DE

NUESTRA VISIÓN

 La iglesia del Nuevo Testamento por medio de la cual Dios obró poderosamente a través de las reuniones en las casas sufrió un gran retroceso con la orden del emperador Constantino.

TRASFONDO HISTÓRICO DE NUESTRA VISIÓN

    La iglesia del Nuevo Testamento por medio de la cual Dios obró poderosamente a través de las reuniones en las casas sufrió un gran retroceso con la orden del emperador Constantino.  En un periodo de aproximadamente 300 años los primeros creyentes lograron impactar su mundo con el mensaje del evangelio.  La estrategia que usaron fue realizar reuniones en las casas.  En este ambiente de comunión llevaban a cabo la obra del ministerio.  Estas reuniones caseras fueron el terreno donde discipulaban a los nuevos en la fe, daban cuidado pastoral a todos, desarrollaban nuevos líderes y evangelizaban.  La iglesia fue perseguida la mayor parte del tiempo de los primeros tres siglos.  Sus perseguidores no lograron anular su eficacia por la presencia de Dios entre ellos y por sus reuniones en las casas.  Les resultaba difícil seguir el rastro a estas reuniones porque cambiaban de lugar constantemente.  En el año 313 el emperador Constantino dio un edicto por medio del cual se levantó la persecución contra los cristianos.  Este momento más que ser una victoria para la iglesia se convirtió en el principio de un gran retroceso en el ministerio de ella.  Esta orden imperial dañó la forma en que la iglesia ministraba.  A partir de este momento la iglesia comenzó a construir templos y poco a poco las reuniones en los hogares desaparecieron.  El ministerio dejo de ser llevado a cabo por todos los santos para pasar a manos de un grupo pequeño de líderes en la iglesia.  En este tiempo surgieron los ministros ordenados quienes dirigían la iglesia y los laicos que se sentaban a escucharlos.  Con esta ruptura en la vida de la iglesia comenzó a desaparecer el discipulado, la comunión entre los hermanos y el ejercicio de los dones.  Estos elementos vitales para la vida de la iglesia ya no era posible tenerlos durante el tiempo de las reuniones en el templo.  Estas reuniones duraban poco tiempo y se llevaban a cabo únicamente durante algunos días de la semana.  Durante casi 1700 años la iglesia ha estado ministrando con un modelo que nació cuando Constantino y dejo a un lado el modelo de la iglesia del Nuevo Testamento.  La iglesia tradicional de hoy ha sufrido a causa del retroceso ocurrido en el tiempo de Constantino.  Este retroceso llevó a El Rebaño de Vida a perder su efectividad.  Era necesario volver al modelo de la iglesia del Nuevo Testamento.